Movilidad

La movilidad para los ancianos, es algo muy importante cuando se llega a esta etapa de la vida. Las sillas de ruedas manuales, pueden ser beneficiosas si necesitas ayuda para moverte.

Con la edad vienen enfermedades que pueden afectar nuestra capacidad de caminar tan bien como antes.

Movilidad

Las sillas de ruedas manuales, son movidas por una persona sin la ayuda de una batería o cualquier otro mecanismo motorizado, pueden ofrecerte la capacidad de ser móvil y permanecer independiente por más tiempo.

Hay dos tipos básicos de sillas de ruedas: autopropulsadas y eléctricas.

La autopropulsada requiere que el usuario de la silla de ruedas la mueva con el uso de sus brazos y piernas, normalmente empujando los brazos hacia delante mientras las manos agarran los bordes de la rueda.

La eléctrica incorpora un pequeño motor eléctrico que impulsa la silla. Otros tipos ya diferentes serían las de bipedestación, para deporte, las que suben escaleras, las scooters etc.

Las sillas de ruedas manuales, suelen ser más rentables que otros tipos de sillas. También son generalmente más fáciles de almacenar y transportar.

La selección de la silla adecuada es importante, especialmente para los usuarios que la utilizan por primera vez.

Ancianos en gimnasio al aire libre

Algunas personas suelen elegir una silla en función de lo que paga el seguro, pero es importante tener en cuenta el estilo, el peso y el rendimiento.

A medida que envejecemos, algunas de las decisiones que tenemos que tomar son profundamente personales y nos obligan a tener que hacer concesiones donde no necesariamente queremos.

Para muchos, la elección de incorporar una silla de ruedas en la vida cotidiana, puede ser difícil, porque se siente como si la independencia se estuviera desvaneciendo lentamente.

A veces, una lesión requiere una silla de ruedas. En otros casos, puede ser que el equilibrio, la estabilidad y la resistencia.

De cualquier manera, las sillas de ruedas no deben considerarse como algo negativo, sino como una oportunidad para continuar con su vida y permitirle ser independiente por más tiempo.

 

¿Quién es el más adecuado para una silla de ruedas manual?

Si tiene problemas para caminar, por cualquier motivo, una silla de ruedas manual puede ser una buena opción para ayudarte a mantener tu movilidad lo más posible.

Puedes permitirte libertades y habilidades que tal vez no tendrías sin ella. Su propósito principal es aumentar tu movilidad y maximizar su comodidad.

Las sillas de ruedas manuales autopropulsadas requieren la fuerza de la parte superior del cuerpo para impulsarlas hacia adelante, y necesitarás tener la capacidad de poder levantarte, sentarse y caminar por períodos cortos de tiempo para entrar y salir de la silla.

¿Cómo debo elegir una silla de ruedas manual?

Cuando se elige una silla de ruedas, es importante considerar la comodidad, así como la movilidad.

No es conveniente que una silla limite el movimiento del cuerpo, cause dolor o llagas por presión, o que sea incómoda para sentarse.

Por lo tanto, asegúrate de que la silla sea del tamaño adecuado para ti.

Antes de comprar una silla de ruedas manual, toma medidas para asegurarte de que te quede bien. Ten en cuenta el ancho, la altura y la profundidad del asiento.

El ancho de asiento más popular es de 48 centímetros, pero para asegurarte de que te queda bien, mide tu espalda de cadera a cadera y añade algún centímetro más

Uno de los problemas más comunes para los usuarios de sillas de ruedas puede ser que el asiento les apriete la parte posterior de las rodillas.

Para evitar este problema, mide la profundidad del asiento.

Si puedes colocar tres o cuatro dedos horizontalmente entre el borde delantero del asiento y el hueco trasero de las rodillas del usuario, entonces la profundidad del asiento debe ser adecuada.

Para determinar la altura del asiento, mide desde el talón del usuario hasta la parte posterior de su rodilla y añade 5 centímetros, para asegurarte de que el reposapiés esté bien apoyado en el suelo.

 

hombre empujando silla de ruedas con una señora sentada

 

No elijas una silla en la que te sientas apretado. Asegúrate de que tienes suficiente espacio para moverte en el asiento, gira la parte superior del cuerpo y mueve los brazos.

Es importante, si es posible, elegir una silla, que apoye una buena postura, que mantenga alineados la cabeza, el cuello y la columna vertebral, así como la pelvis, las caderas y las rodillas.

Beneficios para la salud

Puede que alguna vez hayas sido un adulto muy activo, pero ahora las condiciones de salud crónicas te obligan a quedarte en casa.

El no poder salir para atender necesidades como ir al supermercado o conseguir recetas, o simplemente poder visitar a los amigos o la familia puede pasar factura.

Puede hacer que el mundo que te rodea se vuelva muy pequeño, lo que a menudo conduce al aislamiento, la soledad y la depresión.

Los estudios han demostrado, que el sentirse aislado o solo, puede conducir a una disminución de las capacidades cognitivas, y a un posible aumento de la demencia en las personas de edad avanzada.

Incluso puede ponerte en riesgo de padecer hipertensión arterial. La falta de movilidad puede ser un factor importante en la aparición de la depresión.

La preocupación por no poder hacer las cosas por uno mismo puede llevar a un declive de la salud mental.

El hecho de poder salir, incluso ocasionalmente y por períodos cortos, puede marcar una gran diferencia en tu perspectiva de la vida y el bienestar general.

Las sillas de ruedas pueden proporcionar esa opción y beneficio para la salud, hasta cierto punto.

 

Deja un comentario

Responsable: Jose Maria Cogul capdevila, con DNI:39847448v

Finalidad: Gestionar el envío de boletines y comunicaciones comerciales por medios electrónicos o telemáticos, relativas a los productos y servicios que ofrecemos en https://adultomayor.es

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.